Pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz

EDUCATIONAL PHILOSOPHICAL THOUGHT THE FIDEL CASTRO RUZ


Autor: Lic. Omelio Jesús  Rivero Villavicencio
Departamento de Ciencias Sociales. Universidad Médica. Camagüey
Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

RESUMEN: El presente trabajo pretende brindar un acercamiento al pensamiento social de Fidel Castro Ruz que permita sistematizar las ideas contenidas en su obra  política sobre los procesos y acciones educativas que parten del presupuesto antropológico, epistemológico y axiológico con un enfoque crítico general que sirven de base a la concepción cubana en el campo de la Filosofía de la Educación.
Palabras claves: filosofía de la educación, conductismo, antropología.

SUMMARY: The present work seeks to offer an approach to Fidel's social thought Castro Ruz that allows to systematize the ideas contained in its political work on the processes and educational actions that leave of the anthropological budget, epistemological and axiological with a general critical focus that you/they serve from base to the Cuban conception in the field of the Philosophy of the Education. 
Key words: philosophy of the education, behaviorism, anthropology.

INTRODUCCIÓN

La filosofía de la educación forma parte importante de las tradiciones del pensamiento cubano y un tema obligado en el debate filosófico contemporáneo. Su estudio es una necesidad para todo el que pretenda asumir una actitud consciente y reflexiva hacia el fenómeno educativo y/o filosófico así como realizar aportes teóricos o prácticos en este terreno.
La relación entre filosofía y educación constituye un rasgo distintivo de la cultura cubana, sus raíces se afirman en el siglo XIX aportes brindados por importantes figuras de las letras y la cultura de esta etapa entre los que se encuentran, José Agustín Caballero, Félix Varela, José de la Luz y Caballero entre otros. Se puede afirmar que el Tratado de Filosofía Ecléctica de José de la Luz y Caballero fue uno de los primeros pasos dados en Cuba dentro del campo de la filosofía de la educación, aunque aun bastante distante de los fundamentos que esta tiene pero sí muy avanzado para su época si se tiene en cuenta que a Cuba las principales ideas en este campo comienzan a llegar en el siglo XX.
A partir de 1959 con el inicio de la revolución educacional aparece un factor decisivo para la sostenibilidad y trascendencia del histórico triunfo alcanzado de manera que los cambios que se estaban realizando llegaran hasta la más profunda raíz del organismo social: el hombre, y así lograr las ansiadas aspiraciones de estos filósofos cubanos.
El triunfo de la Revolución Cubana no solo fue una revolución social y económica sino también en la educación, en la enseñanza, en la escuela, en la pedagogía, en la formación de profesionales de la salud y en las diversas formas de la conciencia social ante el éxodo de profesionales capacitados hacia los EE.UU. lo cual se fundamentó en el hecho mismo de la revolución como transformación total. La práctica revolucionaria desbordó la estrechez de cualquier marco científico o filosófico. El triunfo de la revolución socializó, legitimó y realizó cambios, de la noche a la mañana, tras más de un siglo de caros ideales cubanos frustrados por la existencia de una República Neocolonial.
El estudio del pensamiento filosófico de Fidel Castro Ruz  permite sistematizar las ideas contenidas en su obra política sobre los procesos y acciones educativas que parten del presupuesto antropológico, epistemológico y axiológico con un enfoque crítico general que sirven de base a la concepción cubana en el campo de la Filosofía de la Educación.
No obstante, a la indiscutible importancia del estudio del pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz  a lo largo del proceso revolucionario cubano así como a los logros que se han alcanzado en la filosofía de la educación en Cuba, y a pesar de los continuos esfuerzos por rescatar lo mejor de las tradiciones en estos campos, aun la filosofía de la educación (en especial la sistematización del pensamiento social educacional de Fidel Castro Ruz que sirve de fundamento esencial en la formación de los profesionales de la salud) no ha podido eliminar algunas carencias académicas:
1. No se ha logrado la necesaria sistematización del pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz como premisa para que posibilite el estudio de los fundamentos esenciales de su contribución a la formación de las/los profesionales de la salud en Cuba que garantice una efectiva capacitación de los profesores, estudiantes e investigadores del sector de la salud, de manera que les faciliten las instrumentos necesarias y efectivos para la solución de los complejos problemas,  en el plano académico y social.
2. No se le ha prestado la debida atención al estudio de la Filosofía de la Educación como disciplina teórica, así como de la historia del propio proceso de contribución realizada por Fidel Castro Ruz desde esta ciencia que permita una integración del saber, como premisas para revelar la verdadera contribución del mismo.
3. Le falta la permanente actualización y renovación de sus bases teóricas, pues debe nutrirse también de la sistematización de la pedagogía y la filosofía de la educación.
4. En el nivel de pregrado y postgrado ha existido una profusión de programas, con marcada desactualización, y un tratamiento inadecuado a la sistematización epistemológica y preponderancia de una mezcla de temáticas mayormente aislada de sociología, política, pedagogía y ética.
Con espíritu crítico-constructivo se puede afirmar que entre las causas de esta situación se destaca el hecho de que todavía en la investigación científica no se están desarrollando, de manera profunda, los imprescindibles estudios teóricos del pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz como proceso de integración que permita determinar desde la perspectiva de la Filosofía de la Educación, que su pensamiento político constituye el elemento esencial en la concepción cubana sobre la formación de los/las profesionales de la salud, como indicio para poder favorecer a la sistematización de las tesis del pensamiento social de Fidel Castro Ruz expuestas en los discursos, entrevistas realizados entre los años 1991 a 2000, que por sus características y contenidos clasifican como contribuciones a la Filosofía de la Educación en Cuba, permitiendo su actualización y adecuación endógena a las particularidades socio-educacional de Cuba.
Además, las dificultades no solo están presentes en la falta de tratamiento al tema propuesto, el cual debe cumplir una función especial en la formación dentro de educación en el país, sino también en las diferentes áreas de conocimientos de la educación superior, específicamente en las Universidades Pedagógicas y Médicas en los que la desactualización y la falta de su tratamiento son muy evidentes.
La existencia de este contradictorio fenómeno, expresado en el reconocimiento, por un lado, de incuestionables avances en la educación  en Cuba, pero, por el otro, de la existencia de todas estas limitaciones y dificultades, constatadas en la revisión de los programas, así como obtenidas de la experiencia docente y de asesoramiento del autor en la bibliografía científica, permite afirmar que esa dimensión de la filosofía de la educación en Cuba está desactualizada en el orden epistemológico.
DESARROLLO
Un análisis de las principales tendencias de desarrollo y perfeccionamiento de la filosofía de la Educación en Cuba, permite afirmar que para la creación de un hombre nuevo en las condiciones del mundo actual, deberá sustentarse en lograr para el futuro una unidad dialéctica entre la pedagogía como ciencia y la filosofía de la educación la que se debate entre dos cuestiones fundamentales:
a) ¿Existe la filosofía de la educación o sólo  reflexiones a partir de los sistemas filosóficos que derivan hacia la educación?
b) ¿La filosofía de la educación es rama de la filosofía o de la pedagogía?
 La filosofía de la educación es una de las más importantes tradiciones del pensamiento cubano y un tema obligado en el debate filosófico contemporáneo. El conocimiento de ambos aspectos es una necesidad para todo el que pretenda asumir una actitud consciente hacia el fenómeno educativo o realizar aportes teóricos o prácticos en este terreno.
Todo educador se ha preguntado más de una vez, ¿cómo educar?; ¿cómo cumplir con su misión?, pues, realmente, con plena conciencia en algunos; y casi por instinto en muchos, el maestro sabe, siente la responsabilidad que conlleva su labor trascendente.
La respuesta resulta compleja, ya que el ¿cómo educar?, es necesario apreciarlo integralmente, en sus diferentes dimensiones, como una unidad en sí mismo.
Al educador le interesa:
1ro. ¿Qué es el hombre?, ¿qué es educar?, ¿para qué se educa?, ¿por qué se educa?
 Estas interrogantes pertenecen al campo de la Filosofía de la Educación y precisan el fin y los objetivos mediatos del proceso educativo.
 2do. ¿En qué medio se educa? Este particular conduce claramente al "contexto", a "las condiciones", a la "estructura social", que rodea al acto educativo y de todo lo cual se ocupa la Sociología de la Educación.
3ro. ¿A quién se educa?; ¿quién educa? Estas preguntas se refieren a la estructura psicológico-pedagógica del alumno, del maestro y del grupo escolar, y de sus interrelaciones, lo que forma parte de los intereses de la Psicología de la Educación y si se quiere de la Biología.
4to. ¿Qué cosas se enseñan?; ¿Sobre qué se organiza el aprendizaje? Por supuesto que se trata de las "materias" de enseñanza, "del contenido" y estos se relacionan con las diferentes ciencias -convertidas en asignaturas- incluidas en el plan de estudio (currículo), en los programas y en los textos.
5to. ¿Mediante qué?; ¿cómo?; ¿con qué medios? se enseña. Estas interrogantes se enmarcan en la llamada "Tecnología Educativa" e incluyen los métodos y los medios de enseñanza, de todo lo cual se ocupa la Didáctica; además de poseer otros intereses.
El acto educativo enseñanza-aprendizaje lo fundamentan y lo auxilian, numerosas ciencias; pero lo que se impone resaltar es que en toda teoría educativa, debe existir la unidad de pensamiento, que tiene que dar coherencia a las diferentes respuestas que se ofrezcan a todas las interrogantes planteadas. Ese importante papel lo juega, en todo este complejo proceso la Filosofía de la Educación, que ofrece la brújula orientadora, la guía teórica necesaria para no perder el rumbo, en el misterioso drama de enseñar y de aprender.
La filosofía de la educación como disciplina teórica, en tanto rama del conocimiento que enlaza a la filosofía y la pedagogía, no alcanzó la debida atención en Cuba durante las últimas décadas. Esta falta de atención no solo se observa en estas dos direcciones, sino que desde el punto de vista C.T.S no existen las necesarias investigaciones y publicaciones que se ocupe de la valoración crítica y humanista del tema desde un enfoque interdisciplinario de las interrelaciones entre la actividad tecnocientífica y el resto de las actividades sociales. Para su interpretación es necesario partir de la tesis de que en el curso del desarrollo histórico de la educación cubana se necesita, para garantizar su existencia, conocimientos sobre el pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz, cuyo impacto social dependerá de las demandas, no solo científicas, sino la que la misma sociedad haga de ellas, así como de las condiciones que la propio sociedad cree para obtenerlas.
A partir de 1959 aparece un factor decisivo para la sostenibilidad y trascendencia del histórico triunfo alcanzado, era la revolución educacional, de manera que los cambios penetraran hasta la más profunda raíz del organismo social: el hombre.
El triunfo de la Revolución Cubana fue una revolución en la educación, en la enseñanza, en la escuela, en la pedagogía, en la formación de profesionales, etc. ante el éxodo ocurrido hacia los EE.UU. lo cual se fundamentó en el hecho mismo de la revolución como transformación total. La práctica revolucionaria desbordó la estrechez de cualquier marco científico o filosófico. El triunfo de la revolución socializó, legitimó y realizó cambios, de la noche a la mañana, tras más de un siglo de caros ideales cubanos frustrados por la existencia de una República Neocolonial.
Papel importante en el desarrollo de la filosofía de la educación en Cuba ha sido la labor política llevada a cabo por Fidel Castro Ruz quien supo comprender que de acuerdo con el panorama ideológico universal y nacional existente, el único sistema filosófico que dotaba de una concepción científica – teórico, metodológico y práctico para emprender aquel complejo proceso era la marxista – leninista, ninguna otra concepción del mundo daba esa posibilidad.
En el caso de Fidel Castro Ruz el pensamiento filosófico educativo se aprecia en forma de “críticas”, “elogios”, “consideraciones ocasionales”, discursos y “consejos sembrados”. Sería bueno agregar las “aseveraciones absolutas” que en forma de aforismos revelan las esencias más profundas de su pensamiento filosófico educativo. Estas reflexiones se basan precisamente en el estilo discursivo a la hora de expresar su Filosofía de la Educación. O sea, es una manera de hacer una “crítica reflexiva” y a la vez profunda sin dejar de “elogiar” o de “sembrar” en forma de “consejos” y apotegmas, las semillas que han germinado de forma cabal en la política educativa de la Revolución Cubana
Sus reflexiones en forma de críticas formulan el principio básico general de su filosofía de la educación expresada a través del pensamiento martiano “Educar es preparar al hombre para la vida”. Este principio general se concreta en sus reflexiones axiológicas, metodológicas, epistemológicas y sociales que pudieran enunciar otros principios.
En las múltiples formas que expresa su “filosofía de la educación” Fidel Castro Ruz aporta elementos de carácter universal que tienen plena vigencia y constituyen un apoyo para el quehacer educativo de la escuela cubana y latinoamericana.
Los principios de la preparación educacional  que defiende Fidel Castro Ruz se impone como puntos de apoyo y ejes que atraviesan todo su pensamiento educativo así como las direcciones en que orienta su estudio en las que se esbozan las aristas del quehacer humano en que se plasman los principios los cuales se revelan de forma específica en cada una de ellas, conducen a reflexiones educativas que transitan en los planos metodológico, axiológico y epistemológico en un sentido integrador que tiene como núcleo al hombre y su proceso de formación. Por ello, se puede definir como principio general: educar es preparar al hombre para la vida y como particulares: la unidad de lo intelectual y de lo afectivo, educar la inteligencia de forma natural, defender la identidad latinoamericana y el estudio y el trabajo en integración armónica.
Como direcciones se precisan: La educación como derecho humano, la relación entre la naturaleza del trabajo y la educación de los sentimientos, la formación de la personalidad del alumno mediante la labor creadora de la escuela y del maestro, el valor de la ciencia, del conocimiento y de la independencia cognoscitiva en función de los problemas sociales y la educación de la mujer.
Ese hombre es el que, bajo la égida de sus enseñanzas, contribuye a formar la educación cubana bajo el precepto martiano en el entendido de que: “la felicidad de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes” 
 A pesar de las condiciones de subdesarrollo heredadas de cuatro siglos y medio de explotación y de la guerra económica que le impone el gobierno de Estados Unidos, el pueblo cubano ha podido avanzar significativamente en el campo de la educación, apoyado en un conjunto de principios:
1.    Principio del carácter masivo y el acceso con equidad a la educación: la educación es un derecho y un deber de todos los ciudadanos cubanos…
2.    Principio de la vinculación del estudio con el trabajo: es la vinculación de la teoría con la práctica.
3.    Principio de la participación democrática de toda la sociedad en las tareas de la educación: reconoce a la sociedad como una gran escuela.
4.    Principio de la coeducación y de la escuela abierta a la diversidad: se garantiza a la mujer y al hombre el acceso a los centros de formación en cualquiera de las especialidades y profesiones.
5.    Principio del enfoque de género: se realiza el derecho elemental de niñas y mujeres de acceder a la educación.
6.    Principio de la atención diferenciada y la integración escolar: la atención es diferenciada, de acuerdo con las necesidades de cada persona.
7.    Principio de la de la gratuidad: la enseñanza es gratuita en todos los niveles…”  
 El estudio y comprensión de estos principios, desde una óptica social de la ciencia,  permite  destacar el valor que tiene la ciencia en la vida contemporánea  dejando claridad cuando se  ha señalado que se ha convertido en una fuerza social activa que influye de manera determinante en los más diversos aspectos de la sociedad: la producción del modo de vida, la cultura en general. Considerar la ciencia como una actividad  social determinada conduce a su enfoque valorativo esto a incluirla en la órbita del análisis sociológico.
La aplicación de estos principios con carácter de sistema integral, sistemático y participativo en constante desarrollo y transformación, ha colocado al modelo educacional cubano a la vanguardia en el escenario internacional en cuanto creación de posibilidades reales de conocimiento y oportunidades de desarrollo físico y mental para todos los ciudadanos, sin importar su lugar de residencia, distinción de género, de edad, color, credo religioso o político, u origen social; y en correspondencia absoluta con el legado martiano. “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que ha antecedido, es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día en que vive y es ponerlo a nivel de su tiempo para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote, es preparar al hombre para la vida…”
Para la realización de este trabajo se tuvo en cuenta la función cognoscitiva o investigativa de la ciencia entre los que podemos mencionar los siguientes.
-La búsqueda de conocimientos capaces de describir, explicar, predecir o pronosticar los hechos, acontecimientos y fenómenos en torno al pensamiento filosófico educacional de Fidel Castro Ruz.
-Cuando se comenzó a describir y explicar la realidad en torno al objeto de investigación se revela de manera aproximada la estructura y funcionamiento de los sistemas materiales a partir de sus leyes internas, lo que permite dejar ver las tendencias y futuros acontecimientos que se pueden enriquecer el tema propuesto.
- Para explicar la realidad se partió de la abstracción científica expresada en conceptos, juicios, razonamientos, hipótesis y teorías que de manera relativa reflejan la realidad en torno a la figura de Fidel Castro Ruz.
*  Se pudo confirmar y comprobar en la práctica histórica social la necesidad de un estudio profundo sobre el tema par que no se pierda lo mejor de la memoria histórica que nos ha legado el pensamiento de Fidel Castro Ruz.
*  Teniendo en cuenta que en el empeño de alcanzar la quimera de realizar un estudio sobre el pensamiento de Fidel Castro Ruz se pueden cometer errores, imprecisiones, subjetivismo, etc. Es por lo que se ha dejado la brecha para que pueda perfeccionarse, profundizarse, captar nuevas estructuras, propiedades, relaciones, etc., enriqueciendo el estudio sobre el tema propuesto.
BIBLIOGRAFÍA
1.    Aguayo, A.: Filosofía y nuevas orientaciones en la educación cultural. E. A. La Habana 1951 (ISP)
2.    Alarco, L. F.: Lección de Filosofía de la Educación. Lima. Avances, limitaciones, obstáculos y desafíos. En Boletín del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. No. 24, abril de 1991.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        
3.    Barnes B, Bloor D. “Relativismo, racionalismo y sociología del conocimiento científico”. En: González G, López Cerezo JA, Luján JL.(Eds) Ciencia, Tecnología y Sociedad. Ed. Ariel, S.A. Barcelona.1997.
4.    Broudy, Harry: Una filosofía de la educación, análisis sistemático y valor crítico de los problemas y métodos de la educación moderna. México. Limusa Wiley 1966.
5.    Bosco Bornal, J: Reflexiones en torno al mejoramiento de la calidad educativa. En: Boletín del Proyecto de Educación de América Latina y el Caribe. No. 29, Dic. 1992.
6.    Castro Ruz, F.: Discurso pronunciado con motivo de la clausura de evento “20 años después”, Granma, 2–6–92.
7.    _________ (1974): Discurso en la clausura de la III Conferencia de las BTJ, Periódico Granma, p.2
8.    _________ (1987): Por el camino correcto, Editora Política, La Habana.
9.    ________ ( 1999) Una revolución sólo puede ser hija de la cultura y las ideas. Conferencia magistral en el aula magna de la Universidad Central de Venezuela, Editora Política, La Habana.
10.    ________ ( 2000): Intervención en el pleno ampliado de la UNEAC, Periódico Granma, p.2.
11.    ________( 2004):  Discurso en la clausura del Cuarto Congreso de Educación Superior, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2004.
12.    Conferencia Mundial sobre Educación para todos. Boletín del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. UNESCO No. 21.
13.    Calidad de la docencia superior en América Latina. CINDA Boletín Informativo Santiago C No 77, enero 1990.
14.    Conferencia Iberoamericana “La Educación como factor esencial del desarrollo económico y social”., San Carlos de Bariloche, Argentina., 1995.
15.    Chomsky Noam, et al., “La sociedad global” Editora Abril, Cuba. 1997.
16.    Dewey, John. Pedagogía y Filosofía. Madrid, 1930.
17.    Dewey, John. Democracia y educación, una introducción a la Filosofía de la educación. B. Aires, Educación. Losada 1957.
18.    Declaración Mundial sobre Educación para todos. Boletín del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. UNESCO. No. 21.
19.    Declaración de quito. En: Boletín del Proyecto Principal de Educación para América Latina y el Caribe. No. 24. Abril 1991.
20.    Dorfles, G. "Símbolo, comunicación y consumo". Barcelona, Lumen, 1968.
21.    Echevarria J. La ciencia y tecnología como sistemas culturales. En: Ciencia, Tecnología, Sociedad y Cultura en el cambio de siglo. (Eds) López Cerezo JA, Sánchez Ron JM. Ed. Biblioteca Nueva, S.L.,Madrid, 2001.
22.    Figaredo Curiel F. La tradición cienciológica en el estudio integral de la ciencia. Memorias del Taller Internacional CTS. Camagüey. Noviembre,1999.
23.    Fillpatrick, A.: Filosofía y ciencia de la educación. B. Aires. Ed. Paidos, 1958.
24.    Principal de Educación para América Latina y el Caribe. No. 6.1985.
25.    Frondizi, R.: Filosofía de la Educación. En Pedagogía (México) 2 (3): 16–24 en abril 1985.
26.    Fillpatrick, A.: Filosofía y ciencia de la educación. B. Aires. Ed. Paidos, 1958.
27.    Principal de Educación para América Latina y el Caribe. No. 6.1985.
28.    Frondizi, R.: Filosofía de la Educación. En Pedagogía (México) 2 (3): 16–24 en abril 1985.
29.    García Palacios EM, González Galbarte JC y otros. Ciencia, Tecnología y Sociedad: una aproximación conceptual. Cuadernos Iberoamericanos. (OEI),2001.
30.    García Hoz, V: Ideas e ideologías en la educación. En Bordon Vol 31, Num 226 España ene feb 1979.
31.    García Hernández V., "La educación en la sociedad post-industrial". En, Revista "La Educación actúal", Madrid, Candor, S.A. , pp 559-633.
32.    Galíndez, M.: Vinculación entre procesos pedagógicos, políticos y procesos políticos.
33.    Gómez Gutiérrez, L.I.: Conferencia especial Pedagogía 93 Palacio de las Convenciones, 1993.
34.    —————————: Conferencia especial Pedagogía 95 Palacio de las Convenciones, 1995.
35.    La educación en Cuba. Pedagogía 97. Palacio de las Convenciones, 1997.
36.    Direcciones. Vigencia. Pedagogía 97.
37.    —————————: Conferencia especial Pedagogía 97 Palacio de las Convenciones, 1997.
38.    Hacia una nueva etapa de desarrollo educativo. Separata Boletín 31 Proyecto Principal de Educación para América Latina y el Caribe.
39.    Informe de la República de Cuba a la XLIII Conferencia Internacional de Educación, 1992.
40.    Informe de la República de Cuba a la XLV Conferencia Internacional de Educación, 1995.
41.    Labarrere Sarduy A., "Pensamiento, análisis y autoregulación de la actividad cognitiva de los alumnos". Ciudad de la Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1996.
42.    Lavín, H. Sonia. Educación y desarrollo humano en América Latina y el Caribe. Santa Fe de Bogotá. Colombia, 1996.
43.    Moore, T. W.: Introducción a la Filosofía de la Educación. México, D. F. Ed. Trillas. 1987. Martínez Alvarez F. Hacia una visión social de la tecnociencia en Cuba. Tesis para el grado de Máster en Estudios sociales de la ciencia y la tecnología. Universidad de la Habana. 2000.
44.    Marx  C. Engels  F. La  Ideología Alemana.  Editorial Pueblo y Educación, 1973.
45.    Martínez Llantada, Marta: La filosofía de la educación. Material de estudio. IPLAC. 1995.
46.    Martínez Llantada, M.: La filosofía de la educación en José Martí. Principios.
47.    Martínez Llantada, M.: Creatividad y calidad educacional. Curso Pedagogía 95. Palacio de las Convenciones, 1995.
48.    Martínez Llantada, M. Calidad educacional y desarrollo humano. En Revista
49.    Mantovani, Juan: La educación y sus tres problemas. B. Aires. El ateneo 1952.
50.    Nuñez Jover J. Interpretación teórica de la ciencia. Ed. Ciencias Sociales, La Habana,1989.
51.    -----------------. Indagaciones metodológicas acerca de las Revoluciones Científicas. Crítica de las concepciones de Thomas Kuhn. Filosofía y Ciencia. Colectivo de autores. Ed. de Ciencias Sociales, La Habana, 1985.
52.    -----------------. La ciencia y la Tecnología como procesos sociales. Ed. Felix Varela. La Habana,1999.
53.    -----------------. De regreso a las dos culturas. Memorias del Taller Internacional CTS. Camagüey. Noviembre,1999.
54.    -----------------. Ciencia y desarrollo: explorando el pensamiento latinoamericano. En: Filosofía en América Latina. Ed. Félix Varela, 1998.
55.    Ospina Ortiz, J.: Panorama filosófico de la educación en el continente americano. En Educación Superior y desarrollo Vol 3 No. 3 Colombia. jul sep 1984.
56.    Revista de Pedagogía, Vol 12, No 26 Caracas Venezuela. abr. junio 1991.
57.    Terrazas Sánchez, Fausto: Filosofía de la educación: una introducción al sistema de la filosofía crítica. México. Textos universitarios. 1971.
58.    Una teoría o una filosofía pedagógica. En Utopía y praxis. Vol 5 Num 23 Venezuela, feb mar 1986.
59.    Terrazas Sánchez, Fausto: Filosofía de la educación: una introducción al sistema de la filosofía crítica. México. Textos universitarios. 1971.
60.    Una teoría o una filosofía pedagógica. En Utopía y praxis. Vol 5 Num 23 Venezuela, feb mar 1986.
61.    Valera, Fernando: Filosofía, educación y sociedad: un enfoque general de sus relaciones.


Recibido: Octubre 2012
Aprobado: Marzo 2013

Convocatoria

El Consejo Editor de la Revista Ciencias Pedagógicas convoca a todos los profesionales interesados en publicar sus trabajos relacionados con las ciencias pedagógicas.
A nuestra revista los autores podrán enviarlos artículos siguientes:

Leer más...

Quien esta en Linea

Tenemos 7 visitantes y ningun miembro en Línea